Tutorial: cómo hacer una varita estilo Harry Potter, paso a paso.

Bueno, muchos en el grupo de Facebook "Sangre Pottérica Recomendación Literaria", me estuvieron pidiendo la explicación de cómo hacer la varita, así que les trataré de explicar lo mejor que pueda cómo la hice :D.

Les adelanto que acá explicaré TODO lo que deben saber antes de empezar a tallar, además del proceso en sí, para que les quede como Dios manda. Es importante que tengan en cuenta el conocimiento teórico para que no haya problemas en el proceso.

Primero necesitarán herramientas de talla. Como lo que se hará es algo pequeño que amerita precisión y un corte limpio en la madera para evitar que se quiebre, lo mejor es usar herramientas finas y simples. Una cuchilla plana y diagonal como ésta bastará para hacer la mayor parte del trabajo, que es redondear la parte superior de la varita y parte del mango:



Mi recomendación es que nunca usen un cuchillo de cocina. No son seguros para tallar y no permiten aplicar la fuerza y precisión necesarias, por lo que podemos cortarnos, o no podremos hacer un buen trabajo con la pieza.

También necesitarán gubias, que son herramientas esenciales para hacer tallas de todo tipo. Como en mi caso hice una serpiente, las usé con forma de semicírculo, lo cual me ayudó a dar la forma exacta de la serpiente.


Si no pueden procurarse unas gubias o la cuchilla del principio, pueden fabricar una o mandar a fabricarla si no tienen los materiales:

Tomen una lámina plana de metal, de aproximadamente 1.7 a 2.5cm de ancho, aproximadamente del grosor de un chuchillo normal, y de un largo razonable para que puedan agarrarlo con firmeza y comodidad. Yo recomiendo unos 12 a 15cm. Es recomendable que el metal sea acero, no aluminio ni acero inoxidable. Ahora, con mucho cuidado y con la ayuda de un esmeril, deben sacarle un filo diagonal, con un ángulo de aproximadamente 40 a 45°.

Hay que acotar que la cuchilla debe estar MUY afilada. Para sacarle el filo final hay que usar una piedra de afilar, y luego quitar la "rebaba" o el metal sobrante del filo con papel de lija fino de diferentes grosores. En este orden: Primero N°250, luego N°450 y finalmente N°1500, es decir, primero más grueso y luego más fino. La prueba de filo es sostener en el aire una hoja de periódico como si estuviera mojada, y tratar de perforarla o cortarla lentamente en el centro con la punta de la herramienta, sin usar más fuerza que la que el aire ejerce sobre la misma hoja. Si está bien afilada, la cuchilla perforará la hoja y la cortará en dos si la deslizas muy suavemente hacia abajo, y estará lista para el tallado.



También van a necesitar papel de lija de diferentes grosores, para perfeccionar la forma redonda de la varita, y alisarla lo más posible. Recomiendo que tengan los siguientes números de lija: 80, 150 o 180, 220, y 400 o 450. 

Para el acabado final se usa tinta al agua color nogal. También puede usarse tinta de alcohol, pero eso no es recomendable en el caso de la serpiente porque la tinta de alcohol tiende a expandirse muy rápidamente por la madera, y eso no nos favorece si queremos pintar sólo la serpiente o sólo el mango, o tenemos detalles pequeños que no queremos pintar o viceversa. También se usa sellador nitrocelulósico para sellar la madera y darle brillo y durabilidad. Hay uno que viene listo para aplicar, y otro que es concentrado. El concentrado hay que prepararlo con thinner (en el envase vienen las instrucciones).



Ahora viene lo más importante: La vara cuadrada de madera. Puede ser la que prefieran: Roble, samán, cedro... lo importante es que sea una madera dura y resistente, pero que a su vez sea lo suficientemente maleable y perforable como para facilitar el trabajo. Puede ser de 1.5cm x 1.5cm x el largo que prefieran. Se pueden conseguir en cualquier aserradero. Es importante que sea rígida, que no tenga nudos y esté bien seca (no puede ser madera verde, porque se puede torcer con el tiempo al perder humedad)

La vara se divide así: una tercera parte va reservada para el mango, y el resto es el cuerpo de la varita en sí.

Un aspecto MUY importante que deben saber antes de tallar, es la dirección en la que se deben hacer los cortes. Deben identificar la veta de la madera, esto es, las hebras que la componen. 

Podrán observar que dichas hebras siguen una dirección que tiende a señalar hacia afuera o hacia adentro de la vara. Lo correcto es hacer los cortes en la misma dirección de salida de la veta. Esto es MUY importante, porque de esa forma la cuchilla hará el corte y saldrá sola de la vara limpiamente, en lugar de perforarla hacia adentro irremediablemente y provocar una marca indeseada o incluso quebrarla.

El tallado empieza marcando con un lápiz la división del mango, y quitandole las esquinas poco a poco al cuerpo de la varita con la cuchilla (es decir, la parte que no es el mango). Lo ideal es intentar que la punta quede ligeramente más delgada que la base. Ojo, cuando digo ligeramente me refiero a una diferencia de un milímetro o dos entre la punta y la base. Esto se perfecciona utilizando la lija N°80, la cual va quitando capas finísimas de madera cuando se pasa, para poder darle la forma y grosor exactos que queremos.

Seguimos modelando la punta poco a poco con la lija hasta que quede perfectamente redonda. Una vez hecho esto, procedemos a tallar el mango.



Acá pueden usar su imaginación. Pueden hacer un mango ergonómico o irse a lo difícil y pasar directamente a la serpiente. Todo depende de su creatividad y sus gustos. Como no quiero extenderme explicando cómo tallar la serpiente, les recomiendo que busquen en youtube algunos tutoriales para hacerlo. Yo lo hice sin ayuda de Internet porque trabajé con un ebanista que me enseñó los aspectos básicos del tallado. Sin embargo, Youtube es maravilloso y les puede enseñar más que bien :D

Una vez que terminaron de darle la forma al mango y ya no queda más nada que tallar, pasamos a alisarla. Para ello suavizamos cualquier polígono o irregularidad con la lija N°80, hasta que las curvas sean suaves y no hayan rastros de cuchilladas o marcas de las herramientas. Observarán que a pesar de que el contorno es suave, es áspero. Para solucionar eso pasaremos a usar las lijas más finas. 

Primero la lijaremos con la N°150, luego la 220 y finalmente con la 450. Debemos asegurarnos que después de cada lijada el acabado sea lo más uniforme posible, y que hemos pasado bien la lija por cada rincón de la pieza.

Una vez que nuestra varita está tan suave como la seda, pasaremos a darle el acabado final. El proceso es el siguiente:



Primero aplicaremos el tinte acuoso a la madera con un pincel. Dependiendo de qué tan oscura queremos que quede, usaremos una o varias capas de tinte, dejando secar entre cada capa. Hay un tinte que viene en polvo con el cual podemos jugar con la concentración de color que queremos aplicar. También, dependiendo del diseño que le hayas dado al mango, puedes tintar unas partes y otras no. Por ejemplo, en mi caso no le apliqué tinta a la serpiente para hacerla sobresalir.

Luego de terminar la fase de tintado y haberla dejado secar por completo, le aplicaremos el sellador. Antes de ello, hay un aspecto importante que deben conocer. Cuando el clima está húmedo y hace frío, el sellador tiende a blanquearse a los pocos segundos de aplicado, lo cual no resulta nada estético para lo que queremos lograr. Así que lo ideal es aplicarlo cuando el clima sea favorable, la humedad ambiental sea baja y haga sol. Si no podemos evitarlo, hay un producto que se le puede agregar al sellador para estos casos. Cada marca de sellador tiene instrucciones específicas para ello, las cuales están en la etiqueta del producto (o deberían estarlo xd).

Con un pincel esparcimos una generosa primera capa de sellador, asegurándonos de cubrir todo por completo y procurando no dejar marcas con nuestros dedos. Dejamos secar al sol por 30 minutos y lijamos la pieza con la N° 450 o 400 para alisarla. Se generará un polvo blanco que debemos retirar con un trapo o brocha seca. Luego añadimos otra capa de sellador, dejamos secar y lijamos.

Y así debemos añadir tantas capas como sean necesarias para que la varita nos quede tan lisa y brillante como sea posible. Siempre debemos tener cuidado de no dejar marcados los dedos en el sellador cuando lo pongamos a secar.



Una vez hecho esto, nuestra varita estará virtualmente terminada. No recomiendo el uso de barniz, puesto que si se nos estropea el acabado por una raya o deterioro, el procedimiento para corregirlo es muy penoso. En cambio con sólo el sellador, es cuestión de lijar la pieza y darle una capa nueva de sellador para que quede como recién hecha.

Y eso es todo :D Espero haberme explicado bien. Cualquier duda pueden preguntármela y yo con gusto la aclararé. Saludos!! :D

Entradas más populares de este blog

Las bondades de la soledad