Vive la vida y disfrútala, crece con ella y compártela

Toma la vida de la mano, y arrástrala al infinito, tómala, porque si no lo haces, ella se irá de tus manos. Tómala porque mereces disfrutar de ella, y de todo lo que ella trae consigo. Tómala, y hazla parte de tí, para que estés lleno de ella, y nada pueda arrebatártela. Tómala, porque sólo así conocerás la verdadera felicidad, la verdadera paz interior, la verdadera liberación.

Tómala, lánzate, explora, descubre, atrévete a vivir más allá de lo que te has imaginado hasta ahora, mira más allá de lo que ves, y vive cada momento sin importar las conjeturas absurdas de terceros. No te dejes ralentizar, no dejes que nadie lo haga, ni siquiera tú mismo. De hecho, tú eres el factor ralentizante más poderoso que tienes. Así que supérate, rétate a tí mismo y alcanza lo más alto de tus capacidades.



Tómala, y relájate, siente cómo el tiempo y la existencia pasan a través de tí. Siente cómo se escabullen a través de tu cuerpo, de las neuronas de tu cerebro, y percibe cómo estimula cada una de las finas fibras de tus nervios. Date cuenta de tu propia consciencia, y de lo impresionante que es el mero hecho de que puedas vivir y tener voluntad. Contempla la magnificencia del universo, y cómo sus eones de historia se han conjugado, y han conspirado, para que tú puedas tomar la vida y convertirte en ella, en irradiarla, en ser transmisor de ella.

Transmite la vida a tus seres queridos, tus amigos, tus enemigos y a cualquiera. Escribe, aconseja, habla. Ayuda a que otros también tomen la vida y sean ella, e irradien ella; para que finalmente, todos sean una unidad esplendorosa de vitalidad. Convive con los tuyos armoniosamente.

Toma consciencia del ser, de TU ser, y sé tu mismo, y adquiere tu propia identidad. Y con ella, derrota las adversidades de una forma original, de una forma contundente, de la forma que la vida te enseñe cuando al fin decidas tomarla, e ir con ella hasta el final de los tiempos, cuando tu cuerpo ya no pueda sostenerse. Pero aunque el cuerpo quede inerte, tu recuerdo, tu legado, tu aporte al mundo y a tus seres queridos perdurarán, gracias a que te convertiste en vida, al tomarla para tí.




Entradas más populares de este blog

Tutorial: cómo hacer una varita estilo Harry Potter, paso a paso.

Las bondades de la soledad