Las bondades de la soledad

Siempre es bueno compartir momentos inolvidables con otras personas. Los amigos y la familia son los ingredientes principales para llevar una vida amena y gozar de buena salud mental. Vivir la vida al lado de los seres amados nos hace, ciertamente, más felices, y hay que estar constantemente agradecidos con la vida por traernos a esas almas que comparten nuestro sendero por la vida. Sin embargo, en algún momento de nuestra existencia llegará irremediablemente un momento en el que, a causa de diferentes cincunstancias, nos quedamos solos; y esto puede ser visto como algo negativo. Sin embargo, no siempre es así. 



La soledad, la ausencia de personas, muchas veces es más una ocasión especial que una experiencia deprimente.


Hay que saber aceptar a la soledad como un momento para descansar un poco de las opiniones ajenas y de la influencia externa; para dedicarse a sí mismo, para pensar sobre la vida propia y reflexionar sobre lo que hemos hecho en el pasado, y lo que podemos hacer para mejorar nuestro futuro. La soledad es un momento para poner en orden nuestra cabeza, para reordenar nuestras ideas y, primordialmente, conocernos a nosotros mismos.

Le dedicamos tanto tiempo a otras personas, que eventualmente olvidamos por completo que nosotros también existimos. Esto no quiere decir que sea malo dedicar tiempo y energías al prójimo. Al contrario, ESA es precisamente la fuente de la verdadera felicidad. Pero debemos poner las cosas en una balanza, y darnos cuenta de que, así como las otras personas son importantes, nosotros también lo somos, y no es saludable abandonarnos a nosotros mismos por completo. Por eso, cuando tengamos la oportunidad de estar solos, así sea por unas horas, debemos aprovechar para hacer una introspección y autolimpiarnos emocionalmente.

Y, cuando finalmente puedas hacerlo, descubrirás una gran cantidad de cosas que estaban ocultas en tí, en un rincón profundo, esperando ser reveladas y analizadas. Verás cómo, mediante el autoconocimiento, podemos ver con mayor claridad nuestro papel en este mundo, y de esa forma continuar nuestro camino, cada vez con mayor fuerza, hacia nuestro destino, que siempre será irremediablemente desconocido, y no sabremos cuál es, hasta llegar a él.

Entradas más populares de este blog

Tutorial: cómo hacer una varita estilo Harry Potter, paso a paso.